Skip to content

Las exportaciones de carne de vacuno siguen creciendo, con la mayor cuota en 25 años

En los primeros siete meses del año representaron el 24,1% de la producción total. La caída de los precios externos y del consumo interno ha hecho saltar la alarma en la industria de procesamiento de carne

Las exportaciones de carne de vacuno siguen creciendo, con la mayor cuota en 25 años

Las exportaciones de carne de vacuno siguen creciendo, con la mayor cuota en 25 años

El informe mensual elaborado por la Cámara de Comercio e Industria de la Carne y Productos Cárnicos de la República Argentina (CICCRA) mostró que en los primeros siete meses del año, las exportaciones de carne de vacuno representaron el 24,1% de la producción total y siguen mostrando el mayor nivel de participación en los últimos 25 años. Sin embargo, la industria de elaboración de carne está preocupada por el descenso de los precios internacionales y la disminución del consumo interno, que está afectando a la cadena de pago.

En el contexto de la pandemia de coronavirus, los esfuerzos realizados hasta ahora por toda la cadena de ganado y carne para abastecer los mercados nacionales y extranjeros son notables y se encuentran entre las principales actividades declaradas por el gobierno nacional el pasado mes de marzo. Todo ello ha dado lugar al sacrificio de un total de 7.978.000 reses en los siete primeros meses del año, lo que representa un aumento del 3,1% en comparación con el mismo período del año pasado.

El informe también destacó que “la importancia de la mujer en el total de la matanza siguió disminuyendo, alcanzando uno de los niveles más bajos de los últimos dos años”. La proporción de hembras en el total de animales sacrificados fue del 45,9%, casi un 3% por debajo de la cifra de julio de 2019, justo por encima del límite superior del intervalo compatible con el mantenimiento de la población de ganado.

A partir de un sacrificio a muy buen nivel, entre enero y julio la producción alcanzó las 1.792.000 toneladas de carne de vacuno con hueso, un 3,1% más que en el mismo período de 2019. Se exportaron 475.700 toneladas de carne de vacuno con hueso de la producción total, lo que representa una tasa de crecimiento anual del 15,5%. Así pues, las exportaciones representaron el 26,5% de la producción total, el porcentaje más alto de los últimos 25 años.

China siguió siendo el mayor comprador de carne de vacuno nacional, además, entre mayo y junio de 2020, las entregas a este mercado disminuyeron en un 25,2% y su importancia relativa aumentó del 89% al 76,9%.

El contexto negativo de las exportaciones récord son los precios más bajos pagados en el mercado internacional, especialmente en China, lo que lleva al sector a un nivel de producción razonable, pero con márgenes bajos y casi al límite de la producción rentable. El pasado mes de junio, el precio pagado por China fue de 3.673 dólares por tonelada, lo que supone una disminución del 9,1% mensual y del 23,6% interanual.

Este problema llevó a la industria nacional a buscar mercados alternativos. En este sentido, destacó la cantidad exportada a los Estados Unidos el pasado mes de junio, que alcanzó las 4.145 toneladas, un 641,5% más que el pasado mes de mayo.

Mercado interno

La industria procesadora de carne dedicada al mercado interno está viviendo un momento complejo debido a los efectos de la disminución del consumo de carne de vacuno. “Hay grandes dificultades para mantener los volúmenes comercializados, lo que significa que los márgenes de beneficio también están llegando a los límites de una operación rentable”, dice el informe.

Del total de la producción de carne de vacuno, el 73,5% fue en el mercado interno. En los primeros siete meses del año se enviaron 1.317.000 toneladas de carne con hueso, lo que representa una disminución de casi el 1% interanual. El consumo (visible) per cápita de carne de vacuno en el séptimo mes de 2020 fue de 50,4 kilogramos por año (teniendo en cuenta la media móvil de los últimos doce meses). En comparación con julio del año pasado, se observó una disminución del 3,8% (2 kg/habitante por año).

“La disminución del consumo interno, que ya está causando problemas en términos de recolección, comienza a alarmar a la cadena de tiendas, ya que existe la posibilidad de que el corte termine en manos del productor”, advirtió la Cámara Argentina de Comercio e Industria de la Carne y Derivados Cárnicos (CICCRA).