Skip to content

El otro lado de la concentración de la tierra: La Unión proyecta un campo de deportes en la tierra proporcionada por Baggio

El mismo día que un grupo de personas intentaba apoderarse de las tierras situadas en el sur de España, el presidente de la Unión del Suburbio, Sebastián Rajoy, recibió la noticia: la familia Baggio les daba bajo fianza dos de las cuatro parcelas en cuestión. Planean construir una clínica de salud, canchas de fútbol y voleibol.

El otro lado de la concentración de la tierra: La Unión proyecta un campo de deportes en la tierra proporcionada por Baggio

El otro lado de la concentración de la tierra: La Unión proyecta un campo de deportes en la tierra proporcionada por Baggio

Por Luciano Peralta

Se ha abierto el debate sobre el acceso a la tierra. Los intentos de toma de posesión en las últimas semanas y los juicios subsiguientes volvieron a poner el tema en la agenda. Y aunque el gobierno municipal fue el destinatario de esta demanda, en realidad fue la propia administración la que puso el tema en el centro de atención desde el principio. De hecho, la discusión sobre el acceso a la tierra fue una de las propuestas de campaña del actual intendente, Martín Piaggio.

“Cuando hay respuestas, la demanda sigue creciendo”, dijo un funcionario de la Secretaría de Hábitat en una conversación con ElDía, buscando explicaciones para la situación actual. Y enumeró las diversas políticas que han sido implementadas por el ejecutivo en poco menos de cinco años. La profundización del banco de tierras urbanas, que ahora cubre 90 hectáreas, es sin duda la más importante. Sin tierra, no hay planes de vivienda; y sin planes estatales, la mayoría de los residentes de la ciudad nunca tendrían acceso a la tierra.

El problema es grande, y hay que empezar por darle la entidad que se merece. El acceso a la tierra es una necesidad tan fundamental como la posibilidad de comer, estudiar o trabajar. Pero en un país que ha establecido vergonzosos índices de pobreza y exclusión – 4 de cada 10 argentinos son pobres – es “natural” que la mayoría esté excluida de esta posibilidad. Y la mayoría incluye a la clase media argentina más pobre y más castigada.

Bueno, ¿cómo se empieza a revertir esta situación? Lógicamente, no hay una respuesta única, pero no hay duda de que las políticas públicas que se pueden generar son indispensables. El mercado por sí solo seguirá concentrando la propiedad de la tierra y, por lo tanto, la exclusión estructural. En este sentido, Gualeguaychú ha hecho un progreso significativo, pero, al igual que con las otras necesidades básicas insatisfechas, el flujo de salida es demasiado grande. Queda mucho por hacer.

El caso de Baggio-Unión del Suburbio

Hace tres semanas, después de que un grupo de residentes de la parte sur de la ciudad intentara ocupar un terreno propiedad de la familia Baggio, el presidente de la Asociación Social y Deportiva de la Unión Suburbana, Sebastián Rajoy, recibió la noticia: dos de estos terrenos se pondrán a disposición de la institución en calidad de préstamos.

Según el contrato aprobado por ElDía, Unión debe destinarlas al “uso exclusivo de las actividades deportivas de fútbol infantil, fútbol femenino, las prácticas de fútbol de primera división y sub-20, las salas de voleibol, baloncesto y otras disciplinas deportivas y recreativas inherentes al objeto social de la asociación, de tal forma que queda prohibido concederle cualquier otro uso que no sea el mencionado”.

La operación de rescate es válida “por tiempo indefinido”, según el documento firmado por el administrador judicial de la finca de Rufino Pablo Baggio, Mónica Pereyra, el Presidente del Club y su Vicepresidente Carlos Lucero.

En este sentido, la fianza aclara que “en caso de que el alguacil (Baggio) necesite el terreno por circunstancias imprevistas y/o inevitables y/o por razones de mérito, oportunidad o conveniencia, o por la venta del terreno, podrá exigir su devolución con un preaviso no inferior a cuatro meses”. Y se entiende que si no se cumplen estos plazos, el Club deberá pagar 2.000 pesos por cada día de retraso en la devolución de los artículos.

“Hace algún tiempo, se realizó una búsqueda de un terreno cerca de Union que pudiera ser utilizado como un campo de juego alternativo para detener la cancha. Este fue el proyecto para dar un descanso al campo y mejorar el suelo. En febrero empezamos a hablar de esta tierra para poder usarla durante muchos años. Espero que estemos aquí para siempre”, dijo Rajoy en una conversación con ElDía.

El líder enumeró algunas de las mejoras que se han hecho a gran costo en el campo del club, como la irrigación y nuevas lámparas. Reconoció que “tocar el campo” fue una deuda abierta durante los ocho años que sirvió en la junta directiva del club.

“En mayo presentamos una nota al representante legal del campo, en medio de la cual se endureció la cuarentena y se detuvo todo. Después de usurpar la tierra, se puso en contacto conmigo por teléfono ese viernes y me informó de que había decidido dársela al club mediante un acuerdo de préstamo”, dijo Rajoy desde el propio país.

“Entre los directores, el personal y los miembros, hablamos sobre la posibilidad de construir un sendero de salud alrededor del terreno para que esté disponible para nuestro vecindario”, dijo el director y ex-jugador del club. Y dijo que en principio hay planes para construir un campo de fútbol 11, algunas alternativas y dos campos de voleibol.

“Es una gran alegría para el club”, dijo Nacho Izaguirre, el entrenador de la categoría 2007 y miembro del personal de la institución, y junto con otros miembros del personal que sostienen un machete, ya ha comenzado a limpiar algunas de las casi cinco hectáreas que han sido cedidas.

“Nos gustaría ver al vecindario ocupando la pista de salud mañana y a los atletas entrenando en las canchas que se construirán. Una hora más en el club es una hora menos en la calle”, señaló aproximadamente el presidente del club, que actualmente cuenta con 65 miembros por día con la cuenta y cuenta con 350 atletas.

En cuanto a la situación de los vecinos que intentaron ocupar el país, finalmente dijo que “lamentaba todo lo que había pasado” y destacó el “acompañamiento” a los mismos. “Esperamos que más tarde tengan su oportunidad y obtengan su tierra y su casita como todos se lo merecen. Porque todos ellos se lo merecen”, comentó.