Skip to content

Gualeguaychú fortalece su red de huertos familiares y comunitarios de “comida sana”

Nuestra comunidad está avanzando en la producción sana y segura de alimentos, con más y más huertos familiares y comunitarios en toda la ciudad. La municipalidad y el INTA trabajan juntos en el asesoramiento, asistencia y distribución de semillas.

22 mayo, 2020

Gualeguaychú avanza en su camino hacia la producción de alimentos sanos en armonía con la protección del medio ambiente y la salud. Las huertas son cada vez más importantes, y en este sentido el Ayuntamiento de Gualeguaychú y el INTA tratan de promoverlas mediante el asesoramiento, la asistencia y la distribución de semillas.

“Ya hay alrededor de 500 huertas que producen alimentos en nuestra ciudad”, explicó el Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento. “Hasta no hace mucho tiempo, la huerta era una práctica común de las familias. En la parte de atrás de la casa, en un terreno, estaba el quinto, el huerto. Esta práctica se perdió, se debilitó y hoy en día es cada vez más necesario restaurarla. Porque no sólo existe la posibilidad de producir alimentos localmente, sino también la posibilidad de restablecer una cultura sostenible de relación con la tierra”, añadieron.

Actualmente, sólo alrededor del 5% del consumo total se produce en la ciudad. A través del Plan de Alimentación Sana, Segura y Soberana (PASSS), el gobierno de la ciudad también promueve la producción local de alimentos sanos y no agroquímicos mediante el asesoramiento, la capacitación y los incentivos para la introducción de técnicas sostenibles.

Los diferentes tipos de huertos.

Existen huertas familiares para el autoabastecimiento; también hay huertas comunitarias gestionadas por varias familias o vecinos; huertas de pequeños productores que se pueden vender en ferias y mercados; y huertas institucionales gestionadas por organizaciones, asociaciones, centros de salud, etc.

También hay jardines que han estado en funcionamiento durante mucho tiempo y otros que están en proceso de ser establecidos. “Todo esto es fundamental para la definición de medidas de asesoramiento y orientación por parte del Estado”, explicó Ambiente.

Concluyeron que “en el actual contexto de presión sobre la salud y el medio ambiente, es esencial reafirmar la alternativa de la huerta, entendiéndola no sólo como una iniciativa privada, sino como parte de un colectivo, una red, y al mismo tiempo como una política pública del Estado”.