Skip to content

Boca y Libertad continúan “la guerra de los hisopos”: El equipo de Ramón Díaz quiere una nueva prueba de coronavirus en Paraguay

Antes del duelo del jueves en la Copa Libertadores, el club local ofrece pagar la prueba porque duda de la fiabilidad de los resultados de los argentinos.

Boca y Libertad continúan

Boca y Libertad continúan "la guerra de los hisopos": El equipo de Ramón Díaz quiere una nueva prueba de coronavirus en Paraguay

En este punto, después de 72 horas de ida y vuelta, podemos hablar de la guerra de hisopos. Justo cuando parecía que el virus corona había sido completamente rociado en Boca, Lisandro López dio positivo en el último chequeo y permaneció bajo el avión. Y Libertad, su rival en la Copa Libertadores de este jueves, quiere que los jugadores del equipo argentino se sometan a un nuevo PCR en Paraguay.

Mientras la delegación de 21 jugadores se preparaba para el viaje a Asunción, Libertad hizo una declaración que desató el debate: los paraguayos dudan de la fiabilidad de los resultados de las pruebas de los jugadores Xeneizes.

Quieren una nueva prueba e incluso se han ofrecido a cubrir los costos. La propuesta no fue bien recibida en el íntimo azul y oro. En el Brandsen 805 le dijeron a nuestras fuentes que no cumplirían con esta petición.

Aunque la solicitud de Libertad “pide al Club Atlético Boca Juniors que se someta libre y voluntariamente a una nueva prueba” es una señal de desconfianza. “La transparencia y el juego limpio nos impulsan”, continúa la carta. Y deja el laboratorio para los nuevos hisopos a la discreción de Boca.

“Se hicieron tantas rondas y al final todas las pruebas fueron negativas. Todo era extraño, la posición de la Conmebol, que publicó un párrafo sobre el regreso del entrenamiento, esto es inexplicable. No digo que los resultados sean malos, pero ha suscitado dudas legítimas”, dijo Gerardo Acosta, abogado de Libertad.

Para evitar sospechas y mayor controversia, Boca evitó viajar con los jugadores que dieron positivo en las últimas pruebas. Por eso los porteros Javier García y Agustín Rossi se quedaron en Buenos Aires, junto con Mateo Retegui, los jóvenes Gastón Gerzel y Renzo Giampaoli, y por supuesto Lisandro López.

Aunque el Ministerio de Salud de Paraguay había dado el visto bueno a los jugadores con una baja carga viral, que no están infectados, para participar en la delegación.

Situación que no se correspondía con el protocolo original de la Conmebol, en el que se debía aclarar que “las resoluciones y reglamentos de las autoridades de cada país tienen prioridad sobre cualquier reglamento” del organismo continental.

Miguel Angel Russo, 64 años y enfermo de cáncer, decidió no viajar a Asunción. La idea es permanecer protegido en Buenos Aires y no estar expuesto a los efectos del viaje: Aeropuertos, aviones, hoteles, estadios y el estrés. El presidente Jorge Amor Ameal y el vicepresidente Juan Román Riquelme tampoco viajarán. El único miembro del Consejo de Fútbol presente será Marcelo Delgado.

Esto es lo que decidió el propio Russo al mediodía, que seguirá el partido desde su casa por televisión y en constante contacto con Leandro Somoza y Mariano Herrón, sus habituales ayudantes de campo.

HS