Skip to content

Del caos al plan militar: Cómo se inició la Fórmula 1 a pesar del Coronavirus

Este domingo en Austria tendrá lugar el primer Gran Premio del año. Qué cambio después del suspendido Gran Premio de Australia.

Del caos al plan militar: Cómo se inició la Fórmula 1 a pesar del Coronavirus

Del caos al plan militar: Cómo se inició la Fórmula 1 a pesar del Coronavirus

Después de la caótica cancelación del Gran Premio de Australia en marzo, la Fórmula 1 ha cambiado tan drásticamente por la nueva pandemia de coronavirus que regresará a Austria este fin de semana con una organización casi militar de paddock.

Cuando los autos se reúnan el domingo en el Red Bull Ring de Spielberg, sin espectadores y con una fuerza de trabajo reducida, todos los involucrados estarán sujetos a un estricto protocolo de salud y “código de conducta”.

Entre varias medidas, se han decidido pruebas obligatorias regulares, control de temperatura, relaciones entre los equipos reducidas al mínimo, uso de barbijos, distancia social y monitoreo de contactos.

“Queremos evitar cualquier infección de los presentes. También queremos evitar poner a las personas en cuarentena por sospecha de casos positivos, cuando en realidad podrían ser negativos. Y lo que es igual de importante, queremos evitar cualquier daño al público en general”, dijo Adam Baker, el director de seguridad de la Fórmula Uno, recientemente.

Esta meticulosa planificación para el resto de la temporada contrasta con las medidas tomadas en el paddock de Melbourne hace tres meses y medio, en un momento en el que la temporada debería haber comenzado.

Estos preparativos “muestran lo poco preparados que estábamos en Australia”, admitió Cyril Abiteboul, director del equipo de Renault.

En marzo, cuando todas las competiciones deportivas del mundo se suspendieron una tras otra, la obstinación de los organizadores en mantener el Gran Premio de Australia y la presencia de 10 equipos con sus 20 pilotos y cientos de empleados en Melbourne ya estaba causando disturbios.

“Estoy muy, muy sorprendido de que estemos aquí”, admitió el seis veces campeón mundial Lewis Hamilton en su momento. “Veo a la gente haciendo sus cosas como si todo fuera normal, pero no lo es”, añadió el conductor británico mientras la pandemia se extendía por todo el mundo.

Apenas unas horas antes de las primeras pruebas libres, cuando los espectadores llegaron al circuito, los organizadores decidieron cancelar todo después de que se descubriera un caso positivo de COVID-19 en el equipo McLaren.

Desde esta repentina cancelación, todo el calendario del 2020 se ha retrasado.

El mismo día, también se han cancelado dos Grandes Premios, uno para el 22 de marzo en Bahrein y otro para el 5 de abril en Vietnam. El 19 de marzo, los Grandes Premios de Holanda y España también fueron pospuestos, mientras que el de Mónaco fue simplemente cancelado después de que sus organizadores admitieran que la situación era “incontrolable”.

Entre abril y junio, el Gran Premio de Canadá fue pospuesto y Francia, Azerbaiyán, Japón y Singapur cancelados.

No fue hasta finales de abril, cuando la pandemia en Europa parecía estar disminuyendo y el horizonte comenzó a despejarse, que la Fórmula 1 en Austria anunció su reanudación.

Después de largas discusiones, las autoridades austriacas dieron oficialmente luz verde el 30 de mayo, antes de que la Federación Internacional de Automóviles (FIA) ratificara su proyecto el 19 de junio.

A pesar de la cascada de cancelaciones y un calendario confirmado con sólo ocho fechas, la Fórmula 1 espera organizar un campeonato mundial con 15 a 18 carreras para el final de la temporada.

“La situación es diferente en todo el mundo, y creo que el hecho de que estemos preparados para aceptar carreras sin público nos ha dado más oportunidades”, estimó Ross Brawn, Director General de la F1.

Otras siete carreras están planeadas para el verano europeo. Todavía no hay nada oficial, pero se espera que el campeonato pueda continuar en Asia y América antes de terminar en Oriente Medio a mediados de diciembre, aunque los organizadores son conscientes de que es un momento de incertidumbre.

“Tenemos que examinar cada escenario y desarrollar todas nuestras ideas con antelación, como los equipos que preparan las estrategias de carrera varias semanas en la fábrica, y aprendemos de cada carrera”, añadió Brawn. “Es la naturaleza de la Fórmula Uno. Es un enfoque muy militar”, concluyó.

Fuente AFP