Skip to content

El delirio de una Copa Libertadores que no respeta el fútbol

Los cinco equipos argentinos van a reiniciar el torneo sin amistosos formales previos y con un puñado de sesiones de entrenamiento acortadas. Todo absolutamente desigual.

El delirio de una Copa Libertadores que no respeta el fútbol

El delirio de una Copa Libertadores que no respeta el fútbol

Los expertos dicen que nos estamos acercando al pico de la pandemia en Argentina. Y que América Latina es actualmente la principal fuente de infección. El fútbol no es una excepción, por supuesto. Y el caso de Boca, con el número de personas infectadas, es prueba de ello. El resultado positivo de Milton Casco en River fue la noticia del fin de semana. El último es Matías Zaracho de la carrera. Y hay suficientes ejemplos de esto en todas partes.

Contra todo pronóstico, sin embargo, la Conmebol comienza la Copa Libertadores. Había establecido un límite de 40 jugadores por equipo para la nominación. Ahora lo ha ampliado a 50 “por si acaso”! El punto es que pueden formar cualquier equipo (si la infección progresa) PERO JUEGA. Porque ya han dado dinero antes, así es como debe ser.

Se dijo que después de cinco meses de inactividad, los equipos necesitarían entre 45 y 60 días de entrenamiento (incluyendo algunos partidos amistosos) para alcanzar el nivel óptimo de aptitud física para la competición. No sólo eso, sino que los cinco equipos argentinos reanudarán la Copa sin partidos amistosos formales y con un puñado de sesiones de entrenamiento interrumpidas por la aparición de algunos resultados positivos. No hay práctica formal con equipos completos.

En Brasil, el segundo o tercer país más importante del mundo en cuanto a número de casos y muertes, llevan mucho tiempo tocando. Una imprudencia que no puede ser imitada. En Paraguay, con una mejor situación epidémica, también empezaron hace mucho tiempo. El jueves, River tendrá que visitar San Pablo y Boca, la Libertad de Paraguay. Tigre también competirá con los guaraníes allí. Racing recibe a Nacional de Montevideo, ya con rodaje y defensa, y a Delfín de Ecuador. Todo es absolutamente desigual.

Para justificar esta tontería de la prisa, se dice que en Europa se acaba de jugar la Liga de Campeones y ya han comenzado los torneos en los diferentes países. La única DIFERENCIA es que la Copa de Campeones se jugó en un formato diferente, todo en Lisboa, con partidos únicos. Y esto mucho después de las cumbres de la pandemia.

Así que una copa anormal está en camino. En las peores circunstancias. Con riesgos de lesiones después de largos períodos de inactividad y mala preparación. Un total de 50 personas de cada equipo están disponibles para elegir. Una manera precisa de ignorar el fútbol y la historia de las instituciones. “Lo más importante es la competencia”, dijo el Barón Pierre de Coubertin, un francés y fundador de los Juegos Olímpicos modernos. Pero ciertamente no podría haberlo imaginado en estas condiciones.

JCH.