Skip to content

San Lorenzo se centra en los niños y quiere que sean la base de la Vuelta a Boedo

En una reunión de todo el personal directivo del club, se reforzaron las directrices del próximo club, con un eje central: el proyecto juvenil.

San Lorenzo se centra en los niños y quiere que sean la base de la Vuelta a Boedo

San Lorenzo se centra en los niños y quiere que sean la base de la Vuelta a Boedo

Aunque ha jugado algunos partidos amistosos y todavía le quedan algunos por jugar al final de la pretemporada (este viernes juega contra Lanús), el ciclo de Mariano Soso en San Lorenzo ya tiene la fecha de su debut oficial. El fin de semana, a partir del viernes 30 de octubre, el balón volverá a rodar hacia Argentina y el entrenador nacido en Rosario, que tomó el relevo en marzo y no logró marcar ni un solo partido, hará su presentación formal para obtener los puntos.

Anteriormente, se celebró en Boedo una importante y necesaria reunión cumbre entre todos los componentes del club para definir las pautas de trabajo conjunto y para centrarse en el vínculo entre los primeros y los menores, ya que el momento de la juventud parece haber llegado. Desde todos los lados son conscientes de que en el futuro la juventud será la base para la construcción del nuevo estadio en el 1700 de la Avenida La Plata.

El diálogo tuvo lugar individualmente entre todos los actores del blues cotidiano. Sin embargo, hubo una reunión de grupo, en la que estuvieron presentes los líderes de las diferentes etapas. El encuentro tuvo lugar en La Paz este martes antes de la victoria del equipo nacional sobre Bolivia por 2-1 y duró poco más de una hora.

El Presidente Marcelo Tinelli presidió la reunión, a la que asistieron Horacio Arreceygor (Vicepresidente), Miguel Mastrosimone (Secretario), Gastón Laville (Pro-Secretario) y Norberto Mañas (Tesorero). Los miembros de la Secretaría Técnica (Pipi Romagnoli, Hugo Tocalli y Beto Acosta) estuvieron presentes junto con Soso. También participó Fernando Kuyumchoglu, el Coordinador de los Departamentos de Juventud.

El objetivo principal era fortalecer el trabajo en equipo desde abajo, es decir, desde los jóvenes hasta la primera división. El objetivo es que todo sea un solo brazo, para que la gestión sea la misma: fortalecer a los chicos del club que están a punto de saltar.

Fue la primera vez que se vieron todas las caras juntas. De hecho, había algunos que no se conocían personalmente. Los dirigentes se sorprendieron mucho por el alto nivel de conocimientos y la exactitud de la información que Soso había procesado del Ciclón Inferior. Tan pronto como llegó a la institución en Boedo, DT se encargó de establecer una conexión directa con Kuyumchoglu y su equipo. Entre ellos, están en constante contacto.

nuestras fuentes había previsto hace tiempo que la prioridad en el ciclo de Soso sería dar alas a los niños. Y esto ya empieza a cristalizar en los partidos amistosos, en los que vemos sangre joven con nombres como Federico Gattoni, Francisco Flores, Alexis Sabella, Matías y Julián Palacios, Mariano Peralta Bauer, Agustín Hausch, Siro Rosane y otros, que alternan entre jugar en el equipo regular y en el de suplentes.

La evaluación después de los partidos contra Gimnasia La Plata, River y Talleres fue positiva y el entrenador se mostró satisfecho con la actuación de los Purretten, que quieren aprovechar esta fase de oportunidades para lucirse. Soso está tan contento que le ha dejado claro a Tinelli que no se necesitan más refuerzos durante este período y que está bien encaminado con su equipo para afrontar el torneo que le asegurará un puesto en la Copa Libertadores.

“La idea es que podamos construir el estadio en Boedo con los chicos que tenemos. Sé que vendrán en busca de más jugadores, así que creo que con este dinero podemos cumplir nuestro sueño de un nuevo estadio”, dijo Kuyumchoglu a Mundo Azulgrana TV hace unos días. Y ese es el objetivo de promover el primer equipo de chicos que han sobresalido en sus categorías y en la reserva, que han ganado el campeonato dos veces a manos de Diego Monarriz.

Que la venta de Adolfo Gaich por 9 millones de dólares netos fue la primera de muchas otras, con el fin de mantener estables las cifras del club y al mismo tiempo servir de base para empezar a colocar ladrillos en Tierra Santa después de que la legislatura de Buenos Aires aprobara la Ley de Reunificación. Este es el gran sueño que circula en Boedo.

FK