Skip to content

Un líder admitió que pensó en contratar a un asesino a sueldo para matar a Lucas Pratto…

Luis Eduardo Baptista, vicepresidente del Flamengo, dijo que estaba molesto por las declaraciones del jugador y que había considerado pagar a una persona para que disparara "en la cara de ese hijo de puta".

Un líder admitió que pensó en contratar a un asesino a sueldo para matar a Lucas Pratto...

Un líder admitió que pensó en contratar a un asesino a sueldo para matar a Lucas Pratto...

Un líder del Flamengo admitió que había pensado en contratar a un sicario para asesinar al delantero de River, Lucas Pratto, tras las declaraciones del futbolista que lo había insultado profundamente después de un partido de la Copa Libertadores entre ambos equipos.

Durante una conversación sobre Zoom con miembros de un programa partidario de YouTube-broadcast, Luis Eduardo Baptista Pinto da Rocha, vicepresidente de relaciones exteriores del Club Río de Janeiro, hizo esta sorprendente admisión, que no fue tomada muy en serio por sus homólogos de Mengao 11 Meia.

“Recuerdo una declaración suya en la que decía que en la Libertadores no tenemos experiencia de ser amables. Y pensé: “Voy a contratar a alguien para que le dispare a ese hijo de puta en la cara. Pero tal vez termine en la cárcel”, dijo Baptista. La reacción del resto del público fue una risa general.

Los comentarios de Pratto, que tanto enfurecieron al presidente del club carioca, se produjeron después de que ambos equipos empataran 2-2 el 28 de febrero de 2018 en la apertura del Grupo D del torneo de clubes más importante del continente.

El partido se jugó a puerta cerrada en el estadio Nilton Santos. El motivo fue una sanción impuesta a la selección local por los incidentes ocurridos en el Estadio Maracaná durante la final de la Copa Sudamericana 2017 contra Independiente.

Durante el partido, Pratto tuvo una discusión con el portero Diego Alves. Después del partido, en el que River salvó un punto gracias a un gol de Camilo Mayada a cuatro minutos del final, Pratto reconstruyó su intercambio con el portero local.

“Típico de un equipo brasileño que siempre grita, especialmente cuando no hay gente alrededor. No paraba de hablar de cómo no cometieron una falta y le impusieron una pena inexistente. En el primer tiempo, le dije que el árbitro no tenía un buen partido para ninguno de los dos. Somos locales, quiero ver si hacen eso en tu casa”, dijo. No juegan en casa, ese es el campo del Botafogo”, dije. Se enfadó, pero tenemos una buena relación porque el año pasado jugamos varias veces contra el otro”, dijo el delantero.

Eso y unas pocas palabras más del jugador, que ha jugado en el Atlético Mineiro y en el São Paulo entre otros, fueron suficientes para hacer creer a un líder del club más grande de Brasil que sería una buena idea contratar a un sicario.