Skip to content

Advierten que la ley de fomento del ahorro en pesos tendrá un efecto negativo por las limitaciones que impone a las exenciones de bienes personales

Los contribuyentes indicaron que la cláusula antielusión incluida en la norma promovida por el Congreso para combatir la subida del dólar hace que el uso de los beneficios actuales sea demasiado complicado

Advierten que la ley de fomento del ahorro en pesos tendrá un efecto negativo por las limitaciones que impone a las exenciones de bienes personales

Advierten que la ley de fomento del ahorro en pesos tendrá un efecto negativo por las limitaciones que impone a las exenciones de bienes personales

¿Liberación completada, trampa completada? Los expertos en materia de impuestos advirtieron que el proyecto del gobierno para fomentar el ahorro y la inversión en pesos tiene importantes limitaciones que terminarán por neutralizar las exenciones existentes en la tributación de la propiedad privada.

Por lo tanto, lejos de fomentar el ahorro en pesos, en medio de la escalada del dólar libre , la ley terminaría por desalentar reflejando un aumento en lugar de una reducción de la actual carga fiscal.

En un diálogo con este diario, los especialistas indicaron que se establecerían una serie de requisitos que no existían antes y que, por lo tanto, atacarían los beneficios fiscales que supuestamente promueve el proyecto, de modo que habría más inversión financiera en moneda nacional frente a la fuerte subida del dólar.

La iniciativa señala que las exenciones del impuesto a la renta y al patrimonio se extenderán a los activos financieros en moneda nacional con el objetivo de

– Fomento del ahorro en moneda nacional

– Desarrollo del mercado de capitales y préstamos

Con este objetivo, las exenciones del impuesto a la renta sobre los intereses de los depósitos en pesos se extenderán a los activos financieros en moneda nacional con una cláusula de ajuste (z. UVA con un vencimiento fijo) y para el rendimiento de las inversiones en instrumentos emitidos en moneda local y destinados a promover la inversión productiva.

En el caso de la exención del impuesto a los bienes personales, se aplica a “los compromisos negociables emitidos por empresas argentinas; los instrumentos emitidos en moneda local y destinados a la inversión productiva; y la participación en fondos de inversión conjunta y fideicomisos financieros que invierten principalmente en activos exentos de impuestos (75%)”.

En sí mismo, este esquema es muy pobre (Passarelli)

Sin embargo, la iniciativa oficial que se tratará en el Congreso contiene una “cláusula antielusión” que va en contra de los beneficios identificados, ya que “establece un período mínimo de tiempo para que los bienes permanezcan en el patrimonio para poder acceder a las exenciones de bienes personales”, que es el 75% del número de días por año. Este requisito no existía hasta ahora, explicaron los contadores, por lo que actuaría como un elemento disuasorio para quienes decidieran invertir en estos instrumentos.

En este contexto, el especialista Ezequiel Passarelli consideró que “el daño causado por la limitación de las excepciones, como algunas otras excepciones para los beneficios de los ingresos financieros, es mucho peor que el beneficio”.

“Para beneficiarse de las exenciones de bienes personales, la persona debe haber invertido el 75% del dinero del año en estos instrumentos, como títulos públicos temporales u otros”, explicó.

Además, la regla se aplicaría hasta el año 2020, cuando el año financiero está muy cerca de su fin. “Para corregir el efecto retroactivo, le dan la opción de dejarlo del 1 de diciembre al 31 de mayo del año siguiente”, aclaró.

“Pero en el patrimonio personal, actualmente existe una excepción cuando se invierte en títulos públicos en Argentina; lo que están haciendo ahora es limitar esta excepción, ya que sólo se aplica si se ha invertido la plata durante más del 75 por ciento del año, es decir nueve meses, en una de estas inversiones exentas; o, si no, si se hace durante seis meses desde el 1 de diciembre de este año hasta el 31 de mayo del año siguiente”, explicó. De lo contrario “el contribuyente será gravado y la exención no se aplicará”.

La exención de títulos públicos, bonos y obligaciones negociables se limita a todos los contribuyentes, mientras que la exención de los depósitos bancarios en pesos no se limita a los empleados, pensionistas y contribuyentes individuales, sino que también restringe a los trabajadores autónomos”.

“El objetivo es evitar que las personas que el 30 de diciembre inviertan dinero durante un período limitado de tiempo estén exentas de bienes personales, como se indica en el mismo considerando. Pero excedieron el límite de tiempo para dejar la pasantía y, además, aumentaron la complejidad porque ahora la persona tiene que ver cuánto tiempo había invertido el dinero y si lo vendió en el medio, lo usó y lo reinvirtió.

Passarelli dijo que era importante ver qué pasa con la ley de incentivos para la construcción, que “tendría ventajas y la complementaría, porque esta regla en sí misma es muy mala”.

Un tiro en la oscuridad

Iván Sasovky dijo que el proyecto “pretende fomentar la inversión en pesos para que puedan competir con el dólar, que es imbatible hoy en día, no sólo por la brecha y la captura, sino porque no hay indicios de cómo Argentina pretende conseguir dólares en el futuro.

“Este recorte de impuestos tiene un propósito extra-impositivo, pero puede convertirse en un tiro al blanco ya que limita las exenciones de los valores en moneda extranjera que actualmente están exentos para todos, que ahora dependen del momento y son diferenciados por cada contribuyente”, dijo.

En este contexto, “estas innovaciones pueden cambiar el mercado para peor, al igual que el tristemente famoso impuesto sobre la renta financiera que desencadenó la crisis de la era Macri”, recordó.

“Ahora ya no es una exención objetiva, sino que dependerá del efecto del tiempo y de cada contribuyente”.

Demasiado engorroso

Mientras tanto, Fernando Schettini dijo que “los requisitos impuestos por esta regla hacen que el beneficio sea demasiado engorroso y poco económico, de modo que es verdaderamente kafkiano”. Esto significa que la liberación desaparecerá, justo en el momento en que quieren promover la colocación en pesos y la informalidad. Tantas restricciones acabarán por frustrar el objetivo del gobierno de promover el ahorro en pesos.

En Twitter, el contador Sebastián Domínguez expresó la opinión de que “la cláusula de no evasión del proyecto de promoción de inversiones en pesos terminará siendo una cláusula que excluye las excepciones. ¿Cuándo se observarán 274 o 182 días, según el caso? Debería reducirse a 60 días”.

Por su parte, César Litvin explicó que el proyecto “tiene como novedad el hecho de que exime en sus beneficios las condiciones fijadas con una cláusula de ajuste, que no ha sido anulada, de la tributación y el producto de las obligaciones negociables y los fondos de inversión conjunta. Al mismo tiempo “también es nuevo que vincula la exención de los bienes personales a una permanencia de las inversiones en un período del 75%, 270 días con un período excepcional entre el 1 de diciembre y el 31 de mayo”

“Entiendo que se trata de una medida aislada para motivar el ahorro y la inversión, con restricciones temporales en los bienes personales, que condicionan las decisiones que se intentan promover”, concluyó.