Skip to content

Día de la Madre: las ventas cayeron un 25,1% y faltaban productos

El billete promedio fue de 1.604 pesos, un 45,8% por encima de 2019. Según una encuesta de la CAME, la recesión y las restricciones de movilidad influyeron en la CABA, y la reapertura de los centros comerciales redujo la rotación de las tiendas de barrio.

Las ventas del día de la madre en los comercios minoristas cayeron un 25,1% en comparación con la misma fecha de 2019, informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). La disminución se refiere a las cantidades vendidas, influenciadas por la escasez de bienes, la mala situación de los ingresos de los hogares, la incertidumbre y el temor sobre las perspectivas económicas y los protocolos para entrar en los locales físicos, dijo la empresa en un comunicado. En algunos lugares, las restricciones a la circulación también afectaron a los NAS, y la apertura de centros comerciales (no incluidos en la encuesta) redujo las visitas y la facturación de las tiendas del barrio.

La inflación se reflejó de nuevo en el valor medio de las entradas, que con 1.604 pesos fue un 45,8% superior a la media de 1.100 pesos registrada para el mismo evento el año pasado.

Según CAME, otro factor que influyó en la débil demanda y actividad fue que hubo menos encuentros físicos que en otros años y al mismo tiempo menos regalos. Esto anima a algunos a esperar que se puedan hacer más ventas en los próximos días. En cualquier caso, según la entidad, “este año 2020 fue en general muy pobre en cuanto a regalos, especialmente en las ciudades más afectadas por Covid-19”.

La caída del 25,1% de las ventas se registró incluso con una base de comparación deprimida. “La temporada pasada fue una fecha muy mala debido a la recesión económica. Y este año esta dificultad se vio agravada por la crisis sanitaria”, dijo CAME, que lamentó que “el fracaso en la resolución de las dificultades económicas de Argentina está llevando a la pérdida de relevancia comercial de una de las fechas más importantes del año”.

Productos importados y nacionales

La escasez de productos afectaba tanto a los bienes importados como a los productos nacionales con insumos importados, lo que era más notorio en los sectores de los cosméticos y los perfumes, la electrónica y los electrodomésticos. “También hubo una escasez de existencias de ciertos modelos de teléfonos móviles, lo que ya es un regalo común para esta celebración”, dijo el gobierno federal.

En cuanto a la distribución de los resultados, el 82,2% de los comercios encuestados terminaron el evento con una disminución anual de sus niveles de actividad, superando las pobres expectativas. El 23,7% de los minoristas esperaba estos resultados, pero el 58,6% estaba convencido de que el rendimiento de las ventas mejoraría.

Casi dos tercios de las empresas (exactamente el 65,5%, según la encuesta) ofrecían a los compradores ofertas especiales además de otros recursos como promociones de tarjetas, descuentos y tipos adicionales de 3×2 o 2×1.

La menor disminución se observó en la categoría de artículos de deporte y ocio, que se mantuvo bastante estable durante todo el período de cuarentena, con una disminución anual de volumen del 8,5%, que fue significativamente inferior a la disminución media.

La encuesta, realizada entre el viernes 16 y el sábado 17, abarcó 800 pequeñas y medianas empresas de la ciudad de Buenos Aires, el Gran Buenos Aires y el interior, en las principales zonas de comercio familiar, e incluyó tanto ventas físicas como online de pequeñas y medianas empresas ubicadas en calles y callejones comerciales de ciudades pequeñas, medianas y grandes, dijo la CAME.

“Para calcular la variación media anual de las ventas”, según la entidad en un apéndice metodológico, se utilizó un promedio ponderado, estimando la inclusión de cada artículo según el censo de 2004/05 y recogiendo datos sobre la distribución del consumo. A partir de 2019 se produjeron cambios metodológicos en la encueta debido a los cambios en las pautas comerciales, como una mayor tendencia a la expansión de sectores dentro del mismo comercio y la aparición de nuevos productos para el consumo familiar, como los teléfonos móviles, los cosméticos o la decoración del hogar.