Skip to content

El Gobierno asegura que Cambiemos defendió el Fondo de Garantía de Sostenibilidad de Anses y afectó el pago de futuras pensiones

Un informe interno señala que durante la administración anterior el FGS pasó de un valor de 65.800 millones de dólares en 2015 a 34.800 millones de dólares en 2019

El Gobierno asegura que Cambiemos defendió el Fondo de Garantía de Sostenibilidad de Anses y afectó el pago de futuras pensiones

El Gobierno asegura que Cambiemos defendió el Fondo de Garantía de Sostenibilidad de Anses y afectó el pago de futuras pensiones

El Gobierno ha recibido un informe que indica que el Gobierno de Mauricio Macri ha compensado al Fondo de Garantía de Sostenibilidad Anses, problema que se ha profundizado con la Ley de Reparación Histórica que promovió en 2016.

En particular, advirtió que a partir del próximo noviembre, el Estado debería hacerse cargo de los pagos de la Ley de Reparación Histórica patrocinada por Cambiemos, que alcanzarían 1.529.101 millones de pesos al final del programa (estimado en 2049). El cálculo se basó en la movilidad de la pensión de 2019: a esta cantidad hay que añadir el resultado de la futura movilidad de la pensión concedida.

El FGS es un fondo Anses, compuesto por activos financieros como títulos públicos, acciones de sociedades anónimas, vencimientos fijos, obligaciones negociables, fondos de inversión, fideicomisos financieros, bonos hipotecarios, préstamos a las provincias y a los beneficiarios del SIPA.

En medio de todo esto, un documento con figuras y gráficos está circulando en el gobierno, que afirma que la administración de Mauricio Macri ha causado una pérdida de valor del FGS entre 2015 y 2019.

El Fondo de Garantía de Sostenibilidad fue creado por el Decreto 897 en 2007 con el objetivo de mitigar el impacto de los desarrollos económicos negativos en el sistema de pensiones, remediar posibles deficiencias de financiamiento, preservar el valor de los recursos y contribuir al desarrollo sostenible de la economía a través de su aplicación. En este sentido, la función del Fondo reconoce el círculo virtuoso entre el crecimiento económico sostenible y los recursos del sistema de seguridad social.

Según la obra, la lógica de la rentabilidad financiera del Fondo, comparada con la promoción de la economía real, lo llevó a “sufrir una fuerte devaluación de sus activos, causando un doble daño”. Si bien su valoración en dólares aumentó un 12% anual entre 2008 y 2015 (de 25.000 millones de dólares a 65.800 millones de dólares), disminuyó en promedio un 9% entre 2016 y 2019 (de 65.800 millones de dólares a 34.800 millones de dólares)”.

Pero además de la disminución de la valoración del FGS, el gobierno entiende que la lógica impuesta por la reparación histórica refuerza esta tendencia negativa para el fondo. En un sistema de pensiones ya estresado, se ha añadido un nuevo gasto permanente, la reorganización del préstamo, financiado con un recurso único que, al no ser suficiente, va en contra de su sostenibilidad.

La reparación histórica, introducida por ley en 2016, consistía en reajustar el saldo mensual de las prestaciones que se habían contabilizado mal en su saldo inicial. El programa de reajuste tenía una duración fija de 3 años y se financiaría con los ingresos de la ley de sinergia fiscal, conocida como blanqueo de dinero.

Si bien el lavado de dinero realizado por la administración de Cambiemos generó ingresos récord, la norma de reparaciones estipuló que si los fondos provenientes del lavado de dinero no eran suficientes para cubrir las necesidades de este cambio en el pago de las pensiones, debería financiarse principalmente con los rendimientos del Fondo de Garantía de Sostenibilidad (es decir, con sus ingresos) y, en última instancia, con la realización de sus activos, lo que tendería a hacer desaparecer el fondo.

Este escenario causaría graves daños, ya que el FGS pretende cubrir las posibles y extraordinarias discrepancias en todo el sistema de pensiones y jubilaciones, mientras que la Reparación Histórica sólo alcanza el 14% del total. El blanqueo de dinero generó ingresos de casi 150.000 millones de pesos, que, gracias a la gestión financiera de los ingresos, permitieron efectuar pagos por reparaciones históricas de 270.000 pesos para julio de 2020. Sin embargo, la reestructuración de los activos está lejos de ser completa y el producto del blanqueo de dinero se ha agotado. Se estima que a partir de noviembre de 2020 los ingresos del SGF tendrán que ser utilizados.

A partir de noviembre de este año, los fondos del SGF comenzarían a ser utilizados para hacer pagos por la reparación histórica, y al final del programa (estimado para 2049), se tendrían que pagar 1.529.101 millones de pesos. El cálculo se basó en la movilidad de la pensión de 2019: a esta cantidad hay que añadir la cantidad resultante de las movilidades de pensión concedidas en el futuro.