Skip to content

Sólo el 46% de los trabajadores de casas particulares están en blanco: ¿cómo es el enfoque paso a paso para registrarlos ?

El Indec estima un total de 1.105.000 empleados en el trabajo doméstico alquilado, pero 507.000 están registrados en la AFIP. El salario es deducible de los ingresos hasta un máximo de 123.861 pesos de la base imponible

Sólo el 46% de los trabajadores de casas particulares están en blanco: ¿cómo es el enfoque paso a paso para registrarlos  ?

Sólo el 46% de los trabajadores de casas particulares están en blanco: ¿cómo es el enfoque paso a paso para registrarlos ?

Después de más de 200 días de aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) como medida para aliviar las consecuencias para la salud de Covid-19 y después de que el gobierno proporcionara la disociación social, preventiva y obligatoria (DISPO) los trabajadores de hogares privados pudieron reanudar el trabajo en octubre de acuerdo con los protocolos pertinentes cuando fueron admitidos en la Ciudad de Buenos Aires.

Aunque los empleadores estaban obligados a pagar sus salarios aunque no fueran a los hogares para realizar sus actividades, en realidad muchos no recibían sus salarios porque trabajaban en el sector informal.

Según el Ministerio de Trabajo y la Superintendencia de Riesgos Laborales (SRT), en los últimos meses se han perdido unas 20.000 plazas en este sector.

Se trata de una rama del mercado laboral que, en el segundo semestre de 2020, empleaba a 1.105.000 trabajadores en hogares privados en todo el país, de los cuales sólo 507.000 estaban registrados según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Todos los trabajadores con trabajo doméstico deben registrarse independientemente del número de horas o del tipo de contrato

Sin embargo, según Carlos Brasesco, representante legal de la Unión Personal Auxiliar de Casas Particulares (Upacp), se estima que en Argentina hay alrededor de 1.400.000 trabajadores en casas particulares, en su mayoría mujeres. “De este número, hay entre 550.000 y 600.000 en blanco y el resto en negro”, dijo en una entrevista con este diario.

Y añadió: “En la ciudad de Buenos Aires se estima que hay unos 70.000 empleados en hogares privados. Se estima que el 30% está en blanco y el resto en negro. Mientras que en el área metropolitana de Buenos Aires, en los 35 distritos del AMBA, el número de empleados se estima en 390.000, el 25% de los cuales son de raza blanca”.

Todos los empleados, independientemente del número de horas o del tipo de contrato, deben estar registrados en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Les permite acceder a las prestaciones sociales (contribución a la pensión, seguro de accidentes de trabajo, trabajo social, etc.).

Sin embargo, en muchos casos son los propios trabajadores los que se niegan a permanecer vacíos por considerarlo incompatible con algunas de las prestaciones sociales que reciben tanto a nivel nacional como provincial o municipal.

En este contexto, Brasesco explicó: “Hay errores comunes debido a la informalidad. Hay muchos empleadores que tratan de no dejarlos vacíos. Contratan a gente con dificultades de documentación. O intentan tenerlas vacías pero mal registradas. Trabajan todo el día y hacen que parezca que trabajan en un segmento de 12 a 16 horas, que es el segmento intermedio. O los hacían aparecer como cuidadores durante la cuarentena para que se les considerara como personal indispensable que podía ser transportado en transporte público. Estas son cosas que puedes culpar a los empleadores.

La culpa de la informalidad es compartida. Hay muchos empleadores que tratan de no dejarlos trabajar vacíos (Carlos Brasesco)

Por otra parte, Brasesco dijo: “En lo que respecta a los trabajadores, muchos no quieren trabajar vacíos porque tienen subsidios. Temen perder sus beneficios debido a la superposición de datos, y no es así. Esta situación está probada y por eso piden no ser registrados”.

¿Cuál es el procedimiento paso a paso para el registro de empleados en hogares privados?

Los empleadores en hogares privados deben tener una clave de nivel impositivo 2 en la AFIP Al registrar a los trabajadores domésticos, deben tener en cuenta que necesitan conocer cierta información sobre el empleado para poder registrar la relación laboral. Esta información es:

– número de CUIL del empleado;

– nombre y apellido;

– fecha de nacimiento;

– dirección real del empleado;

– trabajo social (si la empleada no tiene trabajo social, el sistema le asigna por defecto el trabajo social del personal de hogares privados);

– Si está jubilada;

– CBU (si ya está en un banco);

– número de teléfono;

– correo electrónico.

Tenga en cuenta que la trabajadora doméstica debe elegir su trabajo social y hacer los arreglos necesarios para registrarse en el servicio.

Con toda la información el empleador debe ir a la página web de la AFIP con su número de impuesto y subir los datos del empleado. Para ello, debe estar previamente registrado como tal, introducir el número de CUIL y pulsar el botón “Buscar” para acceder automáticamente a los datos asociados a este número.

La siguiente pantalla muestra los datos del empleado y usted debe completar los campos de abajo. Algunos de ellos son opcionales. Mientras tanto, debe cargar la dirección del empleado.

A continuación, debe describir las características de la relación laboral: Tipo de trabajo; número de horas por semana, modo de nómina, remuneración, modo de trabajo, fecha de entrada y si el trabajo es temporal o permanente.

También debe cargar los datos de la dirección de trabajo donde el empleado realizará las tareas para las que ha sido contratado.

Finalmente, debe confirmar los datos y el sistema muestra la pantalla de registro exitoso con los pasos obligatorios: Descargue el certificado de registro y pague la ART.

El certificado de registro es el documento que prueba la relación laboral. Debe descargar una copia firmada, imprimirla y entregársela al empleado.

Después de que el empleado es despedido, el empleador debe pagar la primera cuota de ART para cubrir el mes por adelantado. Luego se paga junto con las contribuciones mensuales. Si no opta por una TRA al comienzo de la relación laboral, la Superintendencia de Riesgos Laborales asignará automáticamente una TRA autorizada a su empleado.

Cabe señalar que en 2020, las personas que tienen personal en hogares privados bajo su supervisión podrán deducir la remuneración pagada y las contribuciones del empleador incluidas en la contribución mensual fija. El monto anual deducible no puede exceder los ingresos anuales no gravables de 123.861,17 pesos.

Aportes, contribuciones y ART

Los aportes y contribuciones son pagados por el empleado y los aportes son pagados por el empleador. Las cantidades mensuales que deben pagarse como contribuciones se determinan de acuerdo con las horas de trabajo semanales y la condición del empleado (activo o jubilado).

Los valores de los aportes y contribuciones y los aportes al sistema de riesgos laborales son los siguientes:

Se paga una contribución de $325 ($84,49); contribuciones ($29,82) y ART (211 pesos) para los casos en que se trabaje menos de 12 horas por semana.

Si se trabaja entre 12 y menos de 16 horas, el monto total es de 554,18 pesos. Y si se consideran 16 o más horas, el costo total es de 1.649,19 pesos.

Con respecto al trabajo social, los empleados pueden cambiar su estatus si están en una relación de dependencia desde el momento en que empiezan a trabajar. Para ello, deben ir personalmente al proveedor de su elección y solicitar el formulario de tramitación de pasaportes. La firma del formulario debe ser certificada por un notario, la policía, un tribunal o el banco. Sólo se puede procesar una vez al año y tarda tres meses en activarse.

El gobierno comenzará a analizar un aumento de los salarios

El gobierno convocó una audiencia virtual el 25 de noviembre con el objetivo de iniciar para analizar un aumento del salario básico de los trabajadores domésticos . Lo hizo mediante la resolución 2/2020, que se publicó en el Diario Oficial este viernes.

A tiempo, el Comité Ejecutivo anunció oficialmente una nueva reunión de la Comisión Nacional del Trabajo en los Hogares Privados (CNTCP), que se encarga, entre otras cosas, de “fijar los salarios mínimos” para esta actividad.

El último aumento de sueldo para los empleados de este sector fue del 5% y comenzó a pagarse en mayo del año pasado . Este aumento fijó el horario de trabajo en 144,50 pesos para los empleados que desempeñan funciones generales con jubilación y en 155,50 pesos para los empleados sin jubilación. Mientras tanto, el salario mínimo mensual para los que realizan tareas generales se ha fijado en 17.785 pesos (con jubilación) y 19.777 pesos (sin jubilación).

Notas relacionadas