Skip to content

37 años después del regreso de la democracia en Argentina

El 30 de octubre de 1983, Raúl Alfonsín ganó las elecciones presidenciales ante Ítalo Luder, dando paso al retorno de la democracia en el país.

37 años después del regreso de la democracia en Argentina

37 años después del regreso de la democracia en Argentina

La última dictadura cívico-militar argentina, descrita a su vez como un proceso de reorganización nacional, que tuvo lugar entre 1976 y 1983, fue el período más oscuro y sangriento de la historia del país.

Y aunque el debilitamiento institucional y político de Reynaldo Bignone, el último presidente de facto de Argentina, comenzó antes, el 30 de octubre de 1983 se conoce como la fecha en que se restableció la democracia en nuestro país.

Lo mismo ocurrió en las elecciones presidenciales entre los radicales Raúl Alfonsín, el representante del Partido Justicialista Ítalo Argentino Luder, Oscar Alende, Rogelio Frigerio, Francisco Manrique, Álvaro Alsogaray, Rafael Martínez Raymonda, Francisco Cerro, Luis Zamora, Guillermo Estévez Boero, Jorge Abelardo Ramos y Gregorio Flores; hoy, 37 años.

El 18 de junio de 1982, cuatro días después de la derrota en la guerra de Malvinas, en la que murieron 649 soldados argentinos, la junta militar exigió la inmediata dimisión de Leopoldo Galtieri, el presidente argentino de facto que había promovido la guerra contra el Reino Unido.

Al dejar el cargo, el poder fue asumido por Reynaldo Bignone, quien, casi sin fuerza política y totalmente debilitado, anunció que una entrega democrática tendría lugar al año siguiente.

En las elecciones, hubo una sola boleta en todas las provincias del país, elecciones indirectas y elecciones en los colegios electorales. Además, quien ganara permanecería en la cima durante seis años sin posibilidad de reelección.

Las dos fórmulas principales fueron la Unión Cívica Radical con Raúl Alfonsín y Víctor Martínez y el Partido Justicialista con Ítalo Luder y Deolindo Bittel.

En las elecciones la fórmula Alfonsín-Martínez obtuvo el 51,75% de los votos, mientras que la fórmula peronista de Luder-Bittel quedó en segundo lugar con el 40,16% de los votos.

Horas antes de emitir su propio voto, Raúl Alfonsín habló con Daniel Cecchini, un joven periodista que tuvo que ocultar su ideología durante el régimen. Cuando éste le preguntó qué significaba llegar ese día, Alfonsín respondió: “El comienzo de cien años de democracia

Treinta y siete años después del regreso de la democracia siempre vale la pena recordar el discurso de Alfonsín, que ha pasado a los anales de la historia, y al que respondió Alberto Fernández en su primer discurso como Presidente: “Los argentinos hemos aprendido, a la luz de las trágicas experiencias de los últimos años, que la democracia tiene un valor más alto que una mera forma de legitimidad del poder. Porque en democracia, no sólo se vota, se come, se educa y se cura.

Fuente: Film News

Notas relacionadas