Skip to content

Alerta sobre el preocupante crecimiento de las estafas digitales a los clientes de los bancos

Este tipo de delito creció de manera preocupante durante la cuarentena y movilizó a todo el sistema bancario.

Alerta sobre el preocupante crecimiento de las estafas digitales a los clientes de los bancos

Alerta sobre el preocupante crecimiento de las estafas digitales a los clientes de los bancos

Las promociones exclusivas, las soluciones a los inconvenientes de los negocios e incluso los regalos o prebendas son algunas de las estrategias utilizadas por los estafadores virtuales para atraer a los clientes de los bancos y quitarles su dinero, según fuentes de diversas instituciones financieras que se refieren a Télam. Aunque esta forma de robo ya existía, este tipo de delito aumentó de manera alarmante durante la cuarentena y movilizó a todo el sistema bancario. “La digitalización masiva de las operaciones como resultado de la pandemia fue un salto útil para la mayoría de los usuarios, ya que facilitó la gestión de las operaciones bancarias, pero también trajo consigo un aumento de los ataques cibernéticos y las campañas de phishing”, dijo Télam al Banco Provincia. En este sentido, el paso a los canales digitales por parte de personas con poca experiencia o con poca formación inicial ha dado lugar a un aumento del número de fraudes. Los mecanismos utilizados por los delincuentes son muchos y variados, pero todos están de acuerdo en un punto: se hacen pasar por representantes del banco para pedir contraseñas o información y utilizan esta información para robar el dinero que tienen en sus cuentas o solicitar préstamos instantáneos que transfieren a cuentas en el extranjero. Aunque no hay cifras oficiales, varias fuentes del sector financiero Télam confirmaron que el aumento de este tipo de delitos en los últimos meses ha sido “exponencial”, alcanzando el 500% en algunos bancos en comparación con los niveles de enero. Como resultado, unas 35 instituciones financieras de todo el país, agrupadas en las cuatro cámaras bancarias, lanzaron la semana pasada una campaña conjunta de sensibilización en las redes sociales para advertir a la gente del peligro de compartir información delicada con extraños. “Los delincuentes explotan las redes sociales para contactar con sus víctimas. Buscan las quejas o comentarios de los usuarios en los perfiles oficiales de las entidades y luego los contactan en forma privada, ofreciéndoles atención inmediata a sus quejas, solicitando datos personales como los usuarios y las contraseñas”, dijeron a Télam del Banco BBVA. El fraude también tiene lugar a través de llamadas telefónicas, una técnica que ya se utiliza pero que ha aumentado considerablemente en los últimos meses. Es el famoso ‘cuento del tío’ -explicó el BBVA-, los delincuentes se hacen pasar por organizaciones conocidas o inventan historias para robar datos o persuadir a los usuarios para que realicen una operación, como ir a un cajero automático para obtener la clave simbólica y luego cometer un fraude. Uno de los casos más notorios de la relevancia de estos crímenes fue el caso del Banco Galicia, que primero deshabilitó los comentarios públicos en sus redes sociales y luego decidió cerrar sus cuentas de Instagram el 16 de septiembre. “Fue una decisión tomada por consenso entre la ciberseguridad y otras áreas del banco para mantener la seguridad de nuestros clientes”, confirmó Télam desde Galicia, tras descubrir un gran número de perfiles falsos en las redes sociales. La clave, dicen, es que el sector financiero eduque a las personas y les haga comprender que compartir contraseñas o gestionar nuevas contraseñas a petición de un presunto representante del banco es muy peligroso. Por esta razón, la semana pasada las asociaciones que agrupan a todos los bancos públicos y privados de capital nacional e internacional que operan en el país (ABA, Adeba, Abapra y ABE) lanzaron una campaña de sensibilización a través de las redes sociales. El consejo es simple pero esencial para evitar que los ciberataques vuelvan a ocurrir: no dé información confidencial por teléfono, correo o SMS; vaya siempre al home banking a través del sitio web oficial del banco y no a través de un motor de búsqueda; no vaya nunca a los cajeros automáticos cuando se le pida que lo haga por teléfono; compruebe que las cuentas de las redes sociales de los bancos estén marcadas con una marca azul para su validación. Si recibe una llamada de un representante del banco donde es cliente: No proporcione ningún dato personal o bancario (contraseñas, fichas, números de tarjeta o de cuenta completos), no realice transferencias a cambio de futuros servicios e informe al banco si recibimos un contacto de un canal no oficial. Por último, la mayoría de los bancos disponen de un sistema de alertas por correo y SMS con detalles de las operaciones realizadas, que les permite mantenerse al día y prevenir o actuar oportunamente si revelan sin saberlo información personal, y que