Skip to content

El gobernador de Mendoza negó las alegaciones de Alberto Fernández sobre el contagio

Suárez utilizó gráficos asegurando que en Buenos Aires había más contagios en aislamiento que en Mendoza durante las flexibilizaciones.

El gobernador de Mendoza negó las alegaciones de Alberto Fernández sobre el contagio

El gobernador de Mendoza negó las alegaciones de Alberto Fernández sobre el contagio

En medio del aumento del número de infectados por el coronavirus en Mendoza y las tensiones con la Casa Rosada, el gobernador Rodolfo Suárez rechazó al presidente Alberto Fernández, quien aseguró que la infección en el país de Cuyo se había desatado tras las flexibilidades y aperturas, en la fase de distanciamiento social.

Ante esta advertencia, el presidente provincial se cruzó con el jefe del ejecutivo nacional al señalar que el foco y pico de las transmisiones era y es en el área del Gran Buenos Aires, que permanecía en estricto aislamiento social, preventivo y obligatorio.

“Tomamos decisiones en base a los datos de Mendoza y no en base a las evaluaciones inexactas que el presidente presentó ayer en su conferencia de prensa sobre nuestra provincia”, dijo el gobernador. “Los datos reales reflejan que en Mendoza, la curva de infección en una economía en funcionamiento era menor que la del AMBA y el CABA en el contexto de aislamiento y cautiverio”, dijo Suárez, con gráficos en mano, que distribuyó a través de los sitios de redes sociales.

Con esta nueva embestida del gobernador radical como parte de las tensiones que han surgido en los últimos meses, incluyendo los frenos nacionales en trabajos claves y los retrasos en la transferencia de fondos para combatir la pandemia, Suárez quiso dejar claro que está analizando con los intendentes de la misma manera, con miras a volver con algunas flexibilidades, incluyendo reuniones familiares dominicales o viajes recreativos a través del DNI. Esto porque el lunes 3 de agosto vence el plazo para la retirada social, mientras que la Nación también podría determinar la fase en la que la provincia debería entrar.

Mientras que ayer se anunció un nuevo récord de enfermos en Mendoza, con 116 casos positivos, el presidente, al anunciar la extensión de los gráficos de cuarentena, mostró que la provincia del oeste argentino se infectó en julio, al contrario de lo que sucede cuando se mantiene a la población en aislamiento.

Mendoza tiene 1331 casos positivos confirmados Hay 54 casos importados -personas que entraron desde otros países- 1069 debido a un contacto estrecho con alguien que vino de otro país o que dio positivo en las pruebas de Covid-19 y 208 en la investigación epidemiológica. Además, 286 personas de la provincia se recuperaron de COVID-19 y 35 murieron. La última muerte fue reportada este sábado al mediodía: Un hombre de 68 años está hospitalizado en la Clínica Ateneo de San Martín desde el 20 de julio. El paciente murió de un fallo cardiovascular y tenía varias comorbilidades, anunció el Ministerio de Salud.

Fuente: La Nación