Skip to content

La inflación de julio se mantuvo en el 2% pero hay signos de aceleración

Por cuarto mes consecutivo, la inflación se situó en torno al 2%, lo que implica una marcada desaceleración en comparación con las tasas prepandémicas.

La inflación de julio se mantuvo en el 2% pero hay signos de aceleración

La inflación de julio se mantuvo en el 2% pero hay signos de aceleración

Julio cerró, según estimaciones de analistas privados, con un aumento del costo de vida de alrededor del 2%, lo que significa que la inflación fue relativamente tranquila durante cuatro meses consecutivos, al menos para los parámetros argentinos. Sin embargo, los mismos economistas que informan de esta desaceleración del ritmo de aumento también advierten de algunas señales de peligro en relación con la inflación.

Aunque los datos oficiales se darán a conocer en 12 días, ya se conocen la mayoría de las estimaciones privadas que muestran que el mes de julio terminó con un aumento del coste de la vida de entre el 1,5 y el 2,1%. Y en este punto parece claro que la cuarentena y el colapso de la economía ha demostrado ser una política más efectiva que los objetivos de inflación, los ajustes de moneda o los controles de precios, aunque con un coste social sin precedentes.

“La cuarentena está demostrando ser la política anti-inflacionaria, y esto no es lo más saludable. Está ocurriendo algo similar a lo que ocurrió en 2001/2002, cuando la deflación de los salarios fue el principal anclaje de los precios. Poco a poco se va afianzando la idea de que la cuarentena, a pesar de la emisión de dinero que ha batido todos los récords, ha dado lugar a una tasa de inflación anual de alrededor del 40%, incluso con cierto sesgo a la baja, y así como la tasa de inflación estaba en torno al 1,5% en abril y mayo, estaba en torno al 2% en junio y julio”, explicó Lorenzo Sigaut Gravina, director de la consultora Ecolatina.

“Nuestra medición da una tasa de inflación del 2 o 2,1% para julio, según los eventos de junio. Pero con una primera parte del mes con precios muy entumecidos y una segunda quincena en la que se recuperaron las subidas de precios, dejando una carga estadística para agosto”, dijo Martin Vauthier, director del estudio EcoGo.

El economista subraya que las cifras siguen estando muy por debajo de los índices prepandémicos, pero al mismo tiempo señala que dentro de esta calma relativa se pueden distinguir comportamientos muy diferentes en cuanto a los aumentos. “Por un lado, tenemos tarifas congeladas, acuerdos bajos como precios máximos y servicios, y bienes que no se ofrecen, como viajes, cines o gimnasios, donde no hay aumentos o son muy limitados. Pero el 40% restante de la inflación son precios libres, como los de los bienes duraderos, la ropa y los alimentos, que están fuera de los acuerdos, que han aumentado un 4% por mes”, dijo Vauthier.

“La reciente ‘tregua inflacionaria’ está llegando a su fin, a pesar de la economía deprimida, los controles de precios y la congelación de los aranceles”, advirtió Seido, la consultora liderada por Luciano Cohan y Gabriel Zelpo, que espera que el mes de julio cierre con una inflación del 2%, pero con dos fases muy diferentes: una primera de dos semanas de gran calma en cuanto a la subida y una segunda que mostró una marcada aceleración. “Alrededor del 45% de los precios que hemos observado están subiendo al 3% o más”, dijo la consultoría

. El economista Camilo Tiscornia espera que la inflación sea aún más baja en julio, pero también advierte que las perspectivas a largo plazo son insostenibles. “Nuestra medida de la inflación para julio es de alrededor del 1,5%, en línea con abril y mayo. Es un julio muy raro porque esta vez no tenemos el pico típico del aumento de las vacaciones de invierno y del sector turístico. También hemos notado una cierta aceleración en las últimas semanas, especialmente en alimentos y bebidas y algunos artículos que están más dolarizados, como electrodomésticos, coches y medicinas. En el futuro, vemos una aceleración de la inflación. Con un dólar que sube al 2,5% mensual y una emisión de dinero récord, no sabemos cuándo ocurrirá, pero estamos seguros de que ocurrirá”, dijo Tiscornia.

(Con información de La Nación)