Skip to content

Lavagna contra el impuesto sobre el patrimonio: “La inversión no se fomenta con un látigo”

El referente del Consenso Federal fue diferente de los diputados de su propio espacio que apoyaron el proyecto del oficialismo.

Lavagna contra el impuesto sobre el patrimonio:

Lavagna contra el impuesto sobre el patrimonio: "La inversión no se fomenta con un látigo"

El ex ministro de Economía y candidato presidencial Roberto Lavagna resurgió después de más de un mes de silencio, a través de Twitter con un hilo crítico tanto dentro del espacio que dirigía como con el gobierno y parte de la oposición.

“La inversión no se promueve con un látigo, sino con instrumentos y el diseño de un paisaje que muestra un camino hacia la prosperidad”, dijo Lavagna.

De su séquito, confirmaron que el ex ministro nunca estuvo de acuerdo con el impuesto, y sugirieron a las más altas autoridades del gobierno y a los empresarios que lo sustituyeran por “un vínculo patriótico”.

En sólo seis tweets, Lavagna señaló al Frente de Todos y Juntos por el Cambio el papel institucional que cada individuo debe desempeñar e instó a los legisladores a resolver los problemas internos dentro del Consenso Federal.

“El Consenso Federal es un espacio democrático y, por lo tanto, abierto a debates externos e internos, respetando las posiciones muy personales expresadas por sus miembros, por ejemplo durante las votaciones en el Congreso Nacional. Esta es nuestra inspiración”, escribió en el primero de los seis mensajes.

“Y esto crea posiciones públicas personales dinámicas, a veces muy respetables, sobre aspectos instrumentales tomados por aquellos que las tienen”, añadió.

El texto parecía estar dirigido a Graciela Camaño, una de las espadas del Consenso Federal en la Cámara de Diputados, quien esta semana votó en contra del impuesto a la propiedad, alegando que la norma crearía conflictos legales, y criticó a quienes la apoyaban, un grupo que incluía a la mayoría del bloque del Lavagnismo, ya que minutos antes el líder del bloque, Alejandro “Topo” Rodríguez, había afirmado que apoyarían el proyecto de ley.

Pero también señaló a los Juntos por el Cambio, un grupo que en la misma sesión de diputados dirigió todas las armas al Consenso Federal a los que fueron tratados como funcionarios del gobierno porque habían acompañado “todas las acciones” que salían de la Casa Rosada.

Rodríguez les recordó en su momento que aunque los Juntos por el Cambio los trataban como “pro-gobierno”, el gobierno los trataba como “opositores”, citando como ejemplo la discusión sobre la reforma judicial, a la que se oponía este bloque.

Pero Lavagna tampoco olvidó el oficialismo. Aunque señalan que es consultado por el presidente Alberto Fernández, el ex candidato presidencial se opuso bastante a la forma en que el Frente de Todos trata parte de la política económica. Al menos en lo que respecta a la creación de oportunidades de crecimiento.

Después de recordar que en 2002, cuando era Ministro de Economía, “logró salir de la crisis”, hizo el primero de sus comentarios sobre la política oficial, diciendo que esto se logró “gracias al esfuerzo del pueblo argentino, rico y pobre, sin querer dividirlo”, lo que parece ser una clara alusión a la “grieta” creada por el impuesto a la propiedad.

A partir de esto, explicó que sólo sería posible recuperar parte de este crecimiento gracias a las “inversiones que lo han mantenido al inicio de un ciclo virtuoso de 5 años de crecimiento” y que esto fue responsabilidad de los locales, “que fueron alentados a hacerlo”. No se desanime”.

El mensaje final no deja lugar a dudas y apunta directamente al ala eclesiástica del gobierno nacional, con la que no tiene nada que ver, señalando en mayúsculas, que se asemejan a un grito en el lenguaje de las redes sociales, que el gobierno debe enfrentarse a “una DEPRECIACIÓN MASIVA DE LA CREACIÓN DE TALLERES Y DE LA INVERSIÓN DE LAS PYMES”. La inversión no se promueve con el bastón, sino con instrumentos y el diseño de un paisaje que muestra un camino hacia la prosperidad”.