Skip to content

“Para algunos, el criminal es una víctima de la sociedad, para mí, la sociedad es una víctima de los criminales”

El Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires rompió la garantía y aseguró que "cree firmemente en la tolerancia cero" contra el crimen.

"Para algunos, el criminal es una víctima de la sociedad, para mí, la sociedad es una víctima de los criminales"

El Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, se distancia una vez más de un sector específico del Frente de Todos en materia de prevención del delito y cuestiona la corriente pro-garantía con la que coinciden algunas referencias al kirchnerismo: “No me gusta el término mano dura. Creo en la tolerancia cero. Hay algunos cuyo libro de noche (Eugenio) puede ser Zaffaroni, el mío puede ser (René) Favaloro, puede ser (Rudolph) Giuliani”, añadió, refiriéndose al ex intendente de Nueva York, bajo cuyo liderazgo la tasa de criminalidad, que hizo de esta ciudad una de las más inseguras del mundo, cayó drásticamente.

“En la arena política, cualquiera puede tener la libertad de pensar como le plazca, pero el ministro de seguridad provincial soy yo”, dijo el funcionario.

“Para algunos, el criminal es una víctima de la sociedad, y para los peronistas, la sociedad es una víctima de los criminales. Si hay algo que tengo, es cero garantías”, dijo el ministro en una entrevista con Radio Mitre.

En el marco de un aumento significativo del número de delitos violentos denunciados en la provincia de Buenos Aires en los últimos días, el Ministro de Seguridad de Buenos Aires se distanció una vez más de su homóloga nacional Sabina Frederic, con la que ya se había reunido en varias ocasiones, tanto en público como en privado. “Estoy luchando por defender los intereses del pueblo de Buenos Aires, y si tengo que levantar la voz, lo haré, sea quien sea. La ministra de la nación tiene una responsabilidad muy diferente, pero tanto ella como yo queremos resolver el problema de la delincuencia”, dijo. También dijo que Frederic “viene de una habitación diferente” y “tiene una forma diferente de enfocar y entender el problema de la seguridad”.

también destacó la necesidad de reforzar algunas zonas del territorio de Buenos Aires con más tropas de las fuerzas federales, asegurando que la inseguridad en la provincia es “endémica” y considerando necesario “seguir una política pública diferente a la anterior porque obviamente ha fracasado”.

En esta línea argumentaba contra los jueces para la liberación de los prisioneros en relación con la pandemia de coronavirus. “No me interesa la cantidad de la sentencia. Me interesa la cantidad de la sentencia. Me interesa que si un delincuente entra, salga un reintegrado”, concluyó el ministro.

En una línea similar, acusó al servicio penitenciario de la necesidad de una “profunda reforma”. En este sentido, dijo: “No puede ser que cada vez que salen de la cárcel cometan delitos más graves”, y pidió que “de una vez por todas, se investigue y analice la cuestión de los delincuentes que cumplen su condena y son puestos en libertad, porque se van sin tener siquiera el dinero para volver a casa en autobús sin tener nada, y tenemos que conseguir que vuelvan a la cultura del trabajo para que tengan oportunidades de trabajar”.

Pero eso no fue todo y fue aún más lejos. “El servicio penitenciario nos hace la vida difícil, no sólo por estas liberaciones, sino que incluso tuvimos presos con dos documentos de identidad diferentes. La seguridad no puede lograrse sólo con policías, los intendentes tienen un papel muy importante, porque estamos descentralizando la información criminal a todos los secretarios de seguridad de cada municipio, y tenemos que determinar qué hacer con estos niños que entran y salen todos los días”.

Entre otras cosas, el funcionario anunció que “la inseguridad aumentará”. “Los que quieran creer que la inseguridad no aumentará pueden creerlo, pero estamos haciendo un diagnóstico, estamos intercambiando inteligencia criminal y no analizar el problema que se avecina por las graves consecuencias sociales que la pandemia ha dejado significa no ver la realidad”, dijo.

Por último, se refirió al delito cometido por un oficial de policía durante un robo en la ciudad de Laferrere. “Tenemos que discutir los efectos del tráfico de drogas, que rompe el tejido social, generando violencia y corrupción transversal. No me gusta que me distraigan los problemas si no llegamos a una definición, y esta pandemia ha creado una crisis social, de deudas que los narcotraficantes están acumulando para involucrar a familias desesperadas en la venta de drogas, y si a eso le sumamos el hecho de que la provincia de Buenos Aires tiene una enfermedad endémica de inseguridad…”, añadió, apuntalando su pronóstico negativo de la En