Skip to content

Después de casi siete meses de cuarentena, hoy los niños de la Capital vuelven a las aulas

Con protocolos de seguridad e higiene, los estudiantes del último nivel de cada ciclo volverán a las clases presenciales

Después de casi siete meses de cuarentena, hoy los niños de la Capital vuelven a las aulas

Después de casi siete meses de cuarentena, hoy los niños de la Capital vuelven a las aulas

Con los protocolos de seguridad e higiene en vigor, y teniendo en cuenta la distancia social, los estudiantes de la ciudad de Buenos Aires volverán a las aulas este martes después de casi siete meses de cuarentena y dos meses antes de que finalice el año escolar, previsto para 2020.

“La Escuela de la Ciudad abrirá sus puertas después de 213 días. Comenzaremos con los chicos y chicas de la última etapa de cada ciclo: los de quinto año de escuelas secundarias, los de sexto año de escuelas técnicas y los de séptimo año de escuelas primarias estatales”, dijo ayer la ministra de Educación de Buenos Aires, Soledad Acuña, quien junto a sus colegas del sector salud, Fernán Quirós, y el ministro de Transporte, Juan José Méndez, dijo que debido al retraso causado por la cuarentena de coronavirus, el inicio del año escolar 2021 está previsto con antelación.

A pesar de la expectación despertada tras casi siete meses de clases cerradas, Acuña dejó claro que no se trata de un “regreso a clase, pensando en la escuela que dejamos en marzo”, sino de “espacios de presencia que complementan la virtualidad”. “Es un primer paso, es importante para los niños y niñas que no han visto a sus compañeros durante siete meses”, dijo.

Según una encuesta realizada por la administración municipal, 38 escuelas técnicas, 131 escuelas secundarias estatales y 464 escuelas primarias pueden abrir sus puertas, lo que corresponde a 633 escuelas y 33.221 alumnos.

Las clases comienzan esta semana en las escuelas técnicas y medias y la semana siguiente en las escuelas primarias. “Las escuelas privadas también pueden empezar, pero deben seguir un procedimiento muy simple. Tienen que ponerse en contacto con la Dirección General de Educación Privada, confirmar que conocen el protocolo y que lo seguirán, y desde allí les permitiremos abrir sus puertas”, dijo el funcionario de Buenos Aires.

La ministra de Educación de la ciudad, Soledad Acuña

Para hacer esto posible, el Ministerio de Salud desarrolló un protocolo especial llamado “modalidad cuidadosa”, que consiste en trabajar en grupos de 10 estudiantes con un profesor “en formato de burbuja”. Esto significa que los caminos de los alumnos no se cruzarán, lo que hace posible que en el caso de que se descubra un joven o un profesor con síntomas compatibles con COVID-19, el grupo quede aislado y no toda la institución. Además, habrá una media hora de diferencia de media hora entre cada grupo de diez niños para que el personal de limpieza pueda desinfectar durante este tiempo.

Mientras tanto, Acuña determinó que los maestros deben comunicarse con las familias para hacerles saber en qué turno y a qué hora deben entrar sus hijos y a qué grupo deben ir para realizar el formato de la burbuja. El objetivo: “Queremos evitar una multitud en la puerta. Los niños ya saben a qué escuela tienen que ir porque han sido advertidos.

En este regreso a la Presencia, los maestros trabajarán principalmente en los aspectos sociales, para que los alumnos puedan contar lo que les sucedió en casa durante estos meses y se establezcan en situaciones.

Mientras tanto, el calendario escolar terminará en diciembre como estaba previsto. Intentaremos compensar las dificultades causadas por la pandemia iniciando el ciclo para el próximo año un mes antes de lo previsto. A finales de 2020, habrá un panel de evaluación y valoración “que decidirá si los niños necesitan ir a la recuperación”. Si eso sucede, habrá una escuela de verano en las escuelas públicas para aprender todas esas lecciones que no pudieron ser aseguradas este año.

Según el Ministro de Transporte, Juan José Méndez, los maestros y el personal no docente pueden utilizar el transporte público para ir al trabajo, por lo que deben solicitar un permiso de viaje. Durante la evaluación, se evalúa que aquellos estudiantes que no pueden caminar o montar en bicicleta pueden hacerlo.

Los 6.500 niños y niñas que han abandonado la escuela debido a problemas de conexión se enseñan en tres centros deportivos

En cuanto a los 6.500 niños y niñas que han tenido problemas de conexión desde marzo y han perdido el contacto con la escuela, fueron identificados y contactados después de las vacaciones de invierno para que pudieran volver a clase Estudiarán al aire libre, en tres centros deportivos: Parque Patricios, Estación de Almagro y Parque Indoamericano. “El tercer paso será llevarlos a sus escuelas”, dijo Acuña.

Detalles del protocolo

– Distancia social de al menos 2 metros entre todos los actores involucrados.

– Boquilla obligatoria, para el ingreso y permanencia en las instituciones educativas

– Control de temperatura y síntomas para todas las personas que ingresan a la institución

– 30 minutos entre turnos para la desinfección de las áreas de trabajo

– Ante un caso sospechoso de COVID-19 en la institución educativa, el equipo directivo debe tomar las siguientes medidas

● Remitirlo al sector de aislamiento designado

● Contactar inmediatamente con el seguro médico privado de la persona y, en caso de cobertura pública exclusiva, con el número 107.

● En el caso de los estudiantes, contactar también con la referencia familiar o el adulto responsable.

● En el caso de los profesores y no profesores confirmados, se debe informar de la ART y emitir la licencia correspondiente.

● Una vez confirmado el caso, el Ministerio de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires identificará a las personas que cumplan con los criterios de contacto cercano.