Skip to content

Indignación por la celebración de una boda en una iglesia de Entre Ríos

En la iglesia de San Miguel de Bovril, se celebró una boda este fin de semana, a pesar de que la celebración está prohibida debido al avance de la pandemia de coronavirus. Aunque hasta ahora no se ha registrado ningún caso positivo en la ciudad, el virus está en plena expansión en Entre Ríos.

Indignación por la celebración de una boda en una iglesia de Entre Ríos

Indignación por la celebración de una boda en una iglesia de Entre Ríos

El pacto matrimonial fue más allá de las redes, incluso por los propios asistentes, y el hecho causó indignación entre muchos bovillanos.

Aunque los testigos nos dicen que se mantuvo el distanciamiento social, la ceremonia no tenía permiso, al menos no de la comunidad. No se sabe si el arzobispo dio luz verde para que la ceremonia religiosa secreta tuviera lugar.

La versión oficial.

El jefe de la parroquia, Fabián Valenzuela, dio su versión de los hechos desde su muro de Facebook: “Ante los recientes hechos de una boda en la iglesia de San Miguel de Bovril, debo aclarar que hace una semana recibí una propuesta del Director de Prevención y Seguridad Comunitaria, el sacerdote (este es Gustavo Olmo), quien pidió permiso para realizar la boda. Esta fue la respuesta a un rotundo “no”.

“Las razones que pueden tener la mayor justificación espiritual están fuera de los permisos expedidos en la zona de la ciudad de Bovril, donde el poder de la policía está investido en este intendente, y no es válido ningún protocolo que se trate de interpretar”, declaró en su carta, añadiendo: “En vista de la sorpresa de su realización, he pedido al jefe de la policía local de la comisaría No. 16 Bovril para actuar de acuerdo con la normativa vigente, más allá de los despidos que cada una de las partes tiene derecho a hacer”.

subrayó que la decisión “se adoptó de conformidad y en equidad con los acontecimientos o actividades sociales no autorizados y que fueron debidamente comunicados por mí en su momento”.

“Aprovecho esta oportunidad para hacer un nuevo llamamiento a la tolerancia, la solidaridad y el respeto a los demás en un momento en que la pandemia y la posibilidad de infección están sólo a un paso. Obviamente, no se trata sólo de un problema de control de los ingresos, sino también de un problema de control de los comportamientos sociales basados en la solidaridad”, concluyó el intendente.

Problemas de la red.

Mientras tanto, los disturbios en la iglesia local se expresaron en las redes sociales. Una madre dijo que hace unos días pidió una misa para el sábado por la noche, correspondiente a la boda de la controversia, en memoria de un pariente fallecido, lo cual le fue negado con el argumento de que el pueblo estaba bajo aislamiento social.

Notas relacionadas