Skip to content

Según Agmer, más del 70% de los estudiantes de secundaria no tienen un PC en casa

Agmer realizó una encuesta entre los estudiantes de secundaria sobre las condiciones de estudio y aprendizaje en el contexto de una pandemia

Según Agmer, más del 70% de los estudiantes de secundaria no tienen un PC en casa

Según Agmer, más del 70% de los estudiantes de secundaria no tienen un PC en casa

El informe distribuido por el Gremio presenta los resultados de la encuesta sobre las condiciones de estudio y aprendizaje de los alumnos de enseñanza media de la provincia de Entre Ríos en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Este estudio se realizó en la primera mitad de junio de 2020 y es el tercero de una serie de estudios similares a nivel provincial.

A diferencia de las dos encuestas anteriores, que estaban dirigidas a los profesores y se centraban principalmente en sus condiciones de trabajo, ésta se centró en los diversos efectos de la no participación en clase durante la cuarentena sobre la población estudiantil, especialmente en la enseñanza secundaria, teniendo en cuenta tanto los aspectos del contexto educativo como las condiciones materiales de existencia.

Las cifras

Las escuelas secundarias a las que asisten los estudiantes que participaron en la encuesta son en su mayoría instituciones estatales (94%), mientras que el resto son privadas (6%). Por otro lado, cerca de tres cuartos de las respuestas (74%) provienen de escuelas urbanas, mientras que el resto (26%) provienen de escuelas rurales. Uno de los aspectos centrales para mantener el vínculo educativo en esta fase de aislamiento social, preventivo y obligatorio fue el contacto entre las escuelas y sus alumnos

En este contexto, el 32% indicó que no se consultó al principio sobre posibles formas de comunicación no presencial, mientras que el 68% restante indicó que se les dio alguna forma de contacto para coordinar este intercambio.

En cuanto a los medios utilizados para contactar con la escuela, los servicios de mensajería (esencialmente la aplicación WhatsApp) parecen ser la opción más utilizada (93%). Por otra parte, el uso del correo electrónico se observa en una proporción menor (60%). Las redes sociales (como Facebook) y las videoconferencias (Zoom, Google Meet, etc.) siguen con un 21% y un 16% respectivamente. Las llamadas telefónicas y las comunicaciones por radio tienen un bajo índice de respuesta y se concentran en las zonas rurales.

Además de la aparición de la videoconferencia, otra novedad en este escenario de no presencia es la masificación de las plataformas educativas virtuales, que antes estaban casi exclusivamente reservadas a los niveles superiores. Más de la mitad (55%) de los estudiantes que participaron en la encuesta declararon que utilizan este tipo de plataforma en algún tema.

Otro de los aspectos analizados se refiere a los elementos utilizados para llevar a cabo las actividades escolares desde el hogar. Aquí vemos que las respuestas más comunes son el uso de papel y lápiz o lápiz (73%) y el uso de teléfonos móviles o tabletas (72%). El uso de una computadora portátil o de escritorio disminuye significativamente (30% y 25% respectivamente). En cuanto al trabajo con material escolar impreso, un formato diseñado para aliviar el problema de la falta de conectividad o la ausencia de equipos informáticos en el hogar, encontramos que el 15% dijo haberlos recibido.

En cuanto al tipo de material impreso recibido, la mayoría de los casos (61%) fueron folletos preparados por el equipo directivo y/o los profesores de la propia institución educativa, mientras que el resto (46%) fueron folletos preparados por el Ministerio de Educación de la nación (preparados en el marco del programa “Seguimos Educando”).

Sin embargo, si se desglosan las respuestas según la ubicación de la escuela, se puede observar que los folletos del Ministerio se entregan con valores más altos en las zonas rurales (62%).

Exámenes

El tipo de actividades propuestas por los profesores incluyen trabajos prácticos (83%), desarrollo de nuevas asignaturas (74%), revisión de asignaturas ya existentes (53%), presentación del curso o asignatura (18%) y exámenes (4%).

Estos datos nos permiten identificar dos problemas que suscitan cierta preocupación, especialmente cuando se tienen en cuenta las circunstancias excepcionales de la cuarentena. Por un lado, el porcentaje correspondiente a los trabajos prácticos es mayor que el correspondiente al desarrollo o revisión de las asignaturas, lo que nos invita a reflexionar sobre la dinámica dentro de los procesos pedagógicos. Por otra parte, aunque con un porcentaje mucho menor, la presencia de exámenes en esta etapa también es sorprendente.

El 61% de los estudiantes tenían actividades con un grado

. Además de lo ya expuesto en el párrafo anterior -en relación con los trabajos prácticos y los exámenes- hay que añadir que en más de la mitad de los casos (61%) los estudiantes confirman haber realizado actividades con notas, es decir, donde se declaró que aprobaron o reprobaron.

“Esto también se asocia a una cierta complejidad y merece un análisis más detallado, dado el escenario atípico de aislamiento social, preventivo y forzoso”, explicó Agmer, al tiempo que recordaba que “la propia CGE aconsejó no utilizar los mecanismos de acreditación tradicionales en esta etapa”.

“En otro segmento del análisis, encontramos que sólo en el 27% de los casos se consideró la posibilidad de trabajar en grupo o con una lógica de colaboración, lo que sería una alternativa para mantener el vínculo entre cada estudiante y sus compañeros en el contexto del aislamiento, a la vez que permitiría formas de interacción que pueden influir favorablemente en las estrategias de estudio y en la dinámica del aprendizaje”, según el informe preparado por Agmer.

Conectividad y dispositivos

Casi todos los estudiantes (99%) utilizan un teléfono móvil, la mayoría de ellos de forma exclusiva (89%), mientras que en el resto de los casos el teléfono móvil pertenece a un familiar de edad avanzada (8%), generalmente el padre o la madre, o lo comparten con sus hermanos (3%).

“En cuanto a las demás computadoras o dispositivos electrónicos disponibles en el hogar, centrándonos aquí sólo en los que implican un posible uso con fines educativos durante la cuarentena, vemos que en poco más de la mitad de los casos (53%) están presentes los televisores, mientras que la presencia de ordenadores portátiles (netbook o notebook) o de sobremesa refleja niveles mucho más bajos (28% y 25% respectivamente)”, afirma el informe.

Casi todos los estudiantes (99%) utilizan el teléfono móvil

“Si nos centramos en los ordenadores portátiles, podemos ver que sólo una cuarta parte de los estudiantes tienen un ordenador portátil proporcionado por el Estado (es decir, perteneciente al programa Connect Equality). Es innegable aquí que este programa ha sido importante para asegurar que los sectores más desatendidos de la población tengan acceso a la conectividad digital, al tiempo que abre la posibilidad de hacer varios supuestos sobre el impacto de su eliminación gradual a partir de 2016”, añadió más tarde.

“A través de la encuesta encontramos que el acceso a Internet está disponible en el 84% de los hogares (debe aclararse que esta respuesta no incluye el uso de datos móviles y que era esencial tener al menos esta conectividad para participar en el estudio). Dentro de este subgrupo hay un 50% que tiene una conexión regular (trabaja lentamente o con interrupciones) y un 46% que tiene una buena conexión (trabaja sin problemas), restando el 4% de los casos en los que la misma es mala (es decir, no funciona la mayoría de las veces), “se ha encontrado”.

Implementación

El trabajo fue realizado por un equipo del Instituto de Investigación y Estadística del sindicato de maestros de Entre Ríos (IIE-AGMER), que dio seguimiento a los estudios definidos políticamente por el Comité Ejecutivo Central del sindicato y solicitados por su Secretario General Marcelo Pagani. De esta manera, se vuelve a asumir la responsabilidad y el desafío de generar datos rigurosos sobre lo que sucede a miles de estudiantes en toda la provincia.

(APF)